EL ATELIER DE LOS DESEOS / GNÉS MARTIN-LUGAND

9788420418995
Iris es la protagonista de esta historia y siempre ha tenido un deseo: dedicarse a la costura. Sus padres no opinan lo mismo que ella, sino que piensan que la mejor vocación es tener un buen marido (vaya padres…). Sus padres son los que se encargan de estropear y frustrar una gran oportunidad que tiene Iris.
Tras bastantes años decide probar suerte en París, y es aceptada en el atelier de Marthe. Marthe es una leyenda en el mundo de la moda, y acepta a Iris porque ve en ella un gran talento.

Es una historia sencilla que está escrita de forma sencilla. Esto lo quiero aclarar desde un principio, porque si estáis buscando una gran historia esta no lo es. Pero sinceramente, es lo que necesitaba en estos momentos, necesitaba algo ágil, ligero y que atrape. Y ese libro era El atelier de los deseos.
He disfrutado mucho de esta historia, que me ha atrapado desde un primer momento. Es más, tengo que decir algo que me ocurrió con esta lectura. Cuando paraba de leerlo y me ponía ha hacer otras cosas no me podía concentrar. No me podía concentrar en nada en absoluto, solamente podía pensar en esta historia.
Iris es nuestra protagonista, una chica que ronda los treinta años y que tiene una vida monótona y diferente a la que querría. Su sueño era dedicarse a la costura, pero trabaja en un banco. En una comida familiar se da cuenta de que tiene esa vida por culpa de sus padres (no contaré detalles, pero en fin, menudos padres…). En ese momento se da cuenta de que quiere luchar por su sueño de dedicarse a la costura.
Iris es un personaje que evoluciona mucho en la historia y me alegro de esa evolución. Porque tengo que reconocer que al principio del libro me ponía un poco de los nervios. Me molestaba que fuera tan “esclava” de su marido. Solamente hacía lo que el marido quería. Me molestaba mucho los momentos de salir con los amigos, que solamente salían con los amigos de su marido. Te metes muy pronto en la piel de Iris, y me ha gustado lo luchadora que llega a ser.
Iris decide dejar su trabajo y probar suerte en la costura. La aceptan en un atelier en Paris, y decide irse a París, donde dará un gran cambio su vida.
Pierre es su marido, es un médico y se cree perfecto. Nunca cogí tanta manía a un personaje, lo odié, lo detesté, me entraban ganas de cogerlo y darle un buen golpe (siento la violencia, pero es que me ponía de los nervios). No me gustó nada su papel, un marido que no apoya a su mujer. Un marido que solamente le importa lo que piensen los demás y la imagen que dan. No le importa en absoluto la felicidad de su mujer. Un marido que pillé desde un principio, y mis sospechas fueron ciertas (no quiero concretar más en este tema…)
Por otro lado tenemos otros dos personajes: Marthe y Gabriel. Marthe es la mujer que lleva el atelier, me pareció una mujer muy intrigante y en ciertos momentos me recordó a Miranda (Meryl Strep) de El diablo viste de Prada. Y de Gabriel no me pronunciaré, solamente diré que me conquistó.
Creo que es momento de que pare de escribir y de que no os cuente más de la novela. Es una lectura que disfruté mucho y si no le di más nota fue por dos motivos. Uno ha sido el momento previsible con Pierre, lo pillé desde un primer momento. Y el segundo ha sido el final, me he quedado con ganas de más. Aunque esto también puede ser un punto bueno, es que me gustó tanto que me quedé con ganas de más. Es un libro que se me ha hecho corto.

 

 

 

© I. MARTINEZ

Anuncios
Etiquetado ,
A %d blogueros les gusta esto: